En las últimas horas ha despertado mucho interés un artículo en el que se compara la calidad de compresión lograda con ambos NLE. Como está en inglés me pareció útil traducirlo al español con la anuencia de Noam Kroll, su autor, a quien agradezco enormemente haberme permitido hacerlo.

Hay una importante diferencia de calidad entre Final Cut Pro X y Premiere Pro. Adivina cuál es, por lejos, el mejor en términos de compresión.

Siempre fui muy quisquilloso al momento de comprimir mis archivos de video (especialmente para la web) porque la calidad de imagen del producto final puede lograrse o arruinarse en esta etapa. Han habido ciertas configuraciones que me han funcionado realmente bien durante años en lo que respecta a la compresión H.264, pero no fue hasta este año que noté una diferencia importante en la calidad final de imagen de los archivos que exportaba de Premiere Pro contrapuestas con las de FCP X.

Como muchos realizadores, uso distintos NLE y herramientas de post diariamente dado que cada proyecto tiene requisitos diferentes. Aunque que mi preferencia para la edición se ha volcado ampliamente hacia el FCP X, también uso Premiere Pro constantemente, lo que me ha llevado a notar que los exportados de Premiere Pro generalmente parecían ser ser más rápidos que los de FCP X. Esto era muy cierto hasta una de las actualizaciones más recientes de FCP X que pareciera haber mejorado el desempeño de los renders y de la salida notablemente… Pero a pesar de esa mejora en la velocidad ya había adquirido el hábito de comprimir mis archivos de videos largos con Premiere o Adobe Media Encoder (aún si estaba editando en FCP X) simplemente porque era más rápido.

En un proyecto reciente, sin embargo, noté que usando mi configuración estándar para H.264 en Adobe Premiere Pro los resultados del producto final no se veían muy bien. Estaba pixelado, sobre comprimido, e incluso los colores estaban un poco tenues. Llegué a volver a re-exportar  el archivo para asegurarme de que toda la configuración estaba como correspondía –también seleccionando “Usar la máxima calidad de Renderizado”– pero aún así obtuve los mismos resultados pobres. Así que volví al FCP X y exporté utilizando exactamente la misma configuración y no había absolutamente ninguna duda de que la salida de FCP X se veía mucho mejor. Hice este mismo test nuevamente utilizando Compressor y Adobe Media Encoder y obtuve los mismos resultados.

Quise compartir algunas capturas de pantalla de este test en mi blog para que pudieran ver qué es lo que sucede. Tanto FCP X como Premiere Pro fueron configurados para exportar archivos H.264 a alta calidad a 10.000 kbps. La imagen de arriba es de FCP X y la de abajo es de Premiere Pro (pueden agrandarlas haciendo clic sobre ellas):

Exportado con Final Cut Pro X.
Exportado con Premiere Pro.

Las imperfecciones (artifacts) no son tan notables viendo capturas (comparado con ver los videos) pero están obviamente ahí. Y claramente la imagen de Premiere Pro posee un tinte más rojizo que es inconsistente con mi trabajo.

Para ver la diferencia de modo más concluyente, presten atención a estas capturas de pantalla que han sido ampliadas un 400% para que pueda verse cuán diferente es la compresión en realidad. La de arriba es de Final Cut Pro X y la de abajo de Premiere Pro:

Captura de Final Cut Pro X (clic en la imagen para ampliar)
Captura de Premiere Pro (clic en la imagen para ampliar)

Luego de haber visto esto puedo decir con confianza que no voy a comprimir más a H.264 usando Premiere Pro o Adobe Media Encoder. La imagen de Premiere está mucho más pixelada, con menos detalle y apagada, ni hablar de que los colores no son para nada correctos.

De hecho, incluso hice otro test más tarde con Premiere Pro configurado a 20.000 kbps y FCP X a sólo 10.000 kbps y aún así la imagen de Final Cut Pro X era notablemente de mayor calidad, así que claramente algo sucede. En muchas formas es bastante representativo de mi experiencia con Premiere Pro en general. Me gusta mucho lo que Adobe está intentando hacer con Premiere, y posee un juego de herramientas muy bueno, pero desafortunadamente no encuentro que todas ellas funcionen tan bien como podrían… Estoy seguro de que conforme pase el tiempo serán perfeccionadas, pero por ahora, me quedo con con Final Cut Pro X siempre que pueda.

En mi recientemente publicada Guía para Capturar Imagenes Cinemáticas con tu DSLR, entro en detalle sobre compresión, flujos de trabajo, corrección de color y más (junto con muchos trucos de cámara e iluminación). Asi que si están interesados, asegúrense de hacer clic aquí para aprender más. (en inglés).

En la publicación original en el sitio de Noam Kroll y en otros sitios donde han publicado el mismo artículo hay una buena cantidad de comentarios en los que los lectores le consultan sobre la configuración y le hacen sugerencias sobre cómo lograr mejorar la compresión en Premiere Pro. Aún luego de eso Noam sigue viendo resultados similares.

 

Escrito por Noam Kroll.

Noam Kroll es un realizador galardonado de Los Angeles, Estados Unidos, y fundador de la compañía de producción boutique Creative Rebellion.

 

Compartir